TEXTOS MIRONIANOS. “JOSEP ROYO Y JOAN MIRÓ: TAPICES “ (Martí Rom)

TEXTOS MIRONIANOS. “JOSEP ROYO Y JOAN MIRÓ: TAPICES “ (Martí ROM)

“Yo entré a trabajar en la Casa Aymat de Sant Cugat cuando tenía catorce años, el 1959. No era que estuviese interesado por los tapices, necesitaba trabajar y ganar dinero”. Josep Royo había nacido el 1945 en Barcelona. Su padre, un artesano que pintaba porcelanas y copas de vidrio, había muerto cuando su madre estaba embarazada de mellizos. El hermano de la madre los acogió en su casa de Sant Cugat del Vallès.
Con doce años, el 1957, va a la Escuela de Arte del Casal Parroquial. Allí conoce otros inquietos jóvenes que lo harán acercarse a la literatura, a la pintura, al jazz… Y, con catorce años, decide dejar la escuela para ponerse a trabajar.
La fábrica “Alfombras y tapices Aymat, S.A.” la había creado el 1920 Tomàs Aymat (Tarragona, 1891 – Barcelona, 1944). Este había estudiado Arte en la Llotja (Barcelona) y fue con una beca a París a estudiar la técnica del tapiz tradicional. Desde 1926 estaba en un nuevo edificio de la calle Villà núm. 68, cerca de la estación de los Ferrocarriles Catalanes. La llamada Casa Aymat producía básicamente alfombras para la burguesía catalana e instituciones (Parlament de Catalunya, Ajuntament de Barcelona…). También tenía una pequeña sección de tapices con telares de alto lizo hechos con la técnica tradicional (francesa) de Gobelins. El año 1955, el industrial del textil Miquel Samaranch se hizo cargo de la Casa Aymat, iniciando una nueva etapa donde, aunque las alfombras procuraban el mantenimiento de la fábrica, se potenciaría la sección de tapices abriéndose a la nueva técnica que en Francia había desarrollado Jean Lurçat.
El 1957 Miquel Samaranch envió al joven artista de Sant Cugat Josep Grau-Garriga a París, para aprender con Jean Lurçat. Estoy sentado delante de Josep Royo, en el Museu d’Art Modern de Tarragona, en la calle Santa Anna, aprovechando la exposición “Miró-Royo. La Farinera, el teler del món” (del 16-9-08 al 16-11-08). Estamos gravando una entrevista para el documental “Sant Cugat i l’Escola Catalana de Tapís”. Me continúa explicando: “Mi profesor fue Vicente Pascual, que provenía de la “Real Fábrica de Tapices” de Madrid y que Miquel Samaranch había hecho venir a Sant Cugat para crear la sección de tapices. Aquel año 1959 entramos a trabajar tres aprendices, por este orden: Joan Aymerich, yo, y Antoni Busquets. El primero sería alcalde de Sant Cugat (del 1987 al 1999). Con Vicente Pascual aprendí el oficio, a hacer tapices tradicionales, góticos”.

Continua leyendo.

http://www.centremiro.com/pdf/tapissos_cas.pdf