Tania Candiani une tradición y arte actual

La artista visual expone Cromática, en Oaxaca, compuesta por piezas sonoras, video, instalaciones, acciones en proceso, esculturas y arte objeto

CIUDAD DE MÉXICO, 10 de agosto.- Entender el arte contemporáneo como un esquema hermético resulta un error cuando éste establece relaciones con la ciencia, la tecnología, el pensamiento, las emociones y, más aún, con las tradiciones artesanales, señala la curadora Blanca de la Torre, quien encontró en el trabajo de Tania Candiani un sistema abierto a este cruce de disciplinas.

“Ella (Candiani) convive con todo tipo de lenguajes, trabaja con ciencia, música, sonidos, tejidos; hay una hibridación de lenguajes dentro de todo su trabajo”, describe De la Torre, quien entonces propuso a la artista mexicana desarrollar un proyecto expositivo en el que se cruzaran el arte ancestral de Oaxaca con conceptos contemporáneos.

Así resultó Cromática, una exposición que inaugurará el próximo 14 de agosto en el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO), compuesta por piezas sonoras, video, instalaciones, acciones en proceso, esculturas y arte objeto, que tienen su punto de encuentro en tres pigmentos naturales: el rojo de la grana cochinilla, el azul añil y los pigmentos amarillos de los minerales.

Los tres colores guían el recorrido por las diez salas que ocupa la investigación de Candiani, quien actualmente representa a México, junto con Luis Felipe Ortega, en la 56 Bienal de Venecia con el proyecto Possessing Nature.

No se centra, dice De la Torre, en una reflexión conceptual particular, sino abre una lectura sobre las posibilidades del lenguaje artístico contemporáneo ligado a prácticas como el telar o la cerámica.

Si bien hay obras que remiten a ideas como la arqueología del conocimiento, la memoria, la sinestesia o la ciencia; en realidad, la exposición resulta una inmersión al color, a la materia prima y a la producción artesanal, detalla la curadora al señalar que incluso se dejan a la vista procesos de producción como la obtención del pigmento rojo o el tejido en telar.

“En la entrada hay una gráfico como punto de partida, que se va tejiendo en un gran telar de más de tres metros, un maestro artesano irá tejiendo el tapiz durante el tiempo de la exposición para presentarlo como el esquema de conocimiento de donde se parte toda la investigación, de los colores y algunos de los conceptos que nos interesan.

“Pero también nos interesaba destacar las herramientas, los materiales y la propia mano de trabajo de los artesanos, y en todas la piezas y ámbitos que se desarrollan en las diez salas la técnica está muy presenta; insistimos en la importancia de los procesos y por eso ya empezamos con algunas piezas de proceso que se mantendrán hasta el final de la exhibición”.

En las primeras salas, dedicadas al rojo, se despliega una serie de bordados inspirados en las ilustraciones del libro de José Antonio Alzate, Beneficio de la grana cochinilla, (1794) en el que se explica el proceso de producción natural del pigmento; lo mismo hay obra en video y escultura sobre el mismo color.

Continúan las salas azules, en las que se da cuenta del procedimiento para el azul añil a partir de esculturas de las pilas que se usan para su producción, y una serie de madejas en diferentes variaciones de azules colgadas de ramas talladas con forma de perchero.

El ciclo termina con los pigmentos minerales en tono amarillo, que se representan en una pieza sonora con ocarinas (tipo de instrumento musical) de cerámica, en el que se desvanecen diferentes matices de amarillos, con forma de pájaros de tamaños diferentes.

“Toda la exposición es bastante sensorial; todas estas disciplinas de las que hablamos, los conceptos y subjetividades interconectadas aunque de alguna manera son personales, la idea es que el espectador pueda crear las suyas para que vaya generando sus propias conexiones a partir de sus propias subjetividades”, apunta.

De las instalaciones destaca el montaje en el patio central del museo: los muros se pintaron por completo de rojo y se desplegó una serie de petates sobre los cuales se muele la grana cochinilla para mostrar el proceso del pigmento. Se suma un gran telar antiguo que maestros lauderos intervienen para convertir en un instrumento musical y ofrecer un concierto con éste.

“Poder trabajar con todo este compendio de disciplinas hace que el proyecto sea más rico y dé una perspectiva más amplia de las posibilidades del arte contemporáneo, de cómo todo coexiste”, concluye.

10/08/2015 04:42 Sonia Ávila

Fuente.. http://www.excelsior.com.mx/expresiones/2015/08/10/1039375#imagen-4

 

Anuncios

La masía Can Quitèria de Sant Cugat será un espacio sobre tapicería contemporánea

La masía Can Quitèria de Sant Cugat será un espacio sobre tapicería contemporánea

Los trabajos, que empezarán a finales de año, habilitarán el edificio para acoger obras originales de Grau-Garriga

Terrassa – Vallès | 12/08/2015 – 17:13h

La masía Can Quitèria de Sant Cugat será un espacio sobre tapicería contemporánea

El tapíz ‘Llibertat’, de Grau-Garriga Graugarriga.com

Sant Cugat del Vallès. (Europa Press).- El Ayuntamiento de Sant Cugat del Vallès ha adjudicado las obras de rehabilitación de la masía Can Quitèria, donde se pretende crear un espacio cultural dedicado a la tapicería contemporánea.

Las obras empezarán a finales de año, se alargarán durante doce meses y las llevará a cabo la empresa Urcotex Inmobiliaria SL por un importe de 613.888,89 euros, que incluyen el saneamiento de la estructura y preparar el interior para que pueda acoger el futuro Centro Grau-Garriga d’Art Tèxtil, ha informado el consistorio en un comunicado.

La rehabilitación conservará la escala de bóveda catalana, incorporará un ascensor como itinerario adaptado, y propone un aprovechamiento alternativo para la icónica galería de la planta superior que permitirá cerrarla o abrirla en función de las necesidades climáticas o funcionales.

El pasado 15 de abril el Ayuntamiento y la familia de Josep Grau-Garriga firmaron un acuerdo para que este equipamiento sea el Centro Grau-Garriga d’Art Tèxtil, que exhibirá originales principalmente de tres fondos: la colección del Ayuntamiento, que gestiona 230 piezas de arte textil, 38 de las cuales son de Grau-Garriga; el depósito de la Fundación Grau y de otros depósitos como el de Juan Mateo, amigo personal del artista. Se trata de un nuevo espacio cultural con dos localizaciones: el actual Museo del Tapiz Contemporáneo -en la antigua Casa Aymat- y el edificio de la masía, con el objetivo de convertirse en un centro de referencia en Catalunya y España en este ámbito, haciendo énfasis en la obra de Grau-Garriga y la Escuela Catalana del Tapiz.

GANADERÍA ECOLÓGICA Laneras: cuando la lana significa revitalizar un oficio, la tierra y el hogar

Laneras: cuando la lana significa revitalizar un oficio, la tierra y el hogar

Para las Laneras, tirar del hilo supone mucho más que un simple gesto. Aquí, tejer es sinónimo de respeto y de cambio. Aquí, ganaderos, agricultores, artistas, profesionales y consumidores se unen para darle vida a la lana y traer de vuelta un oficio que conlleva el mantenimiento de especies en peligro de extinción, el respeto por el medio ambiente, una ganadería extensiva y ecológica, y actividades sociales como el yarn bombing. Hablamos con Gonzalo Palomo, uno de los impulsores del proyecto

Elisa Vera, Almudena Sánchez y Gonzalo Palomo vienen de campos profesionales totalmente distintos pero tienen historias en común: el amor al campo y la tarea de rescatar el oficio y la sabiduría popular de una tierra que tanto nos da y a la que vamos dejando cada día más de lado. Devolver la lana a nuestros hogares para revitalizar lazos sociales y fomentar una ganadería respetuosa con el medio ambiente, nuevos empleos y fácil acceso a productos de calidad. Todo eso y más, significa Laneras. Gonzalo Palomo, uno de los culpables, habla con nosotros.

Laneras

Me llama muchísimo la atención que Laneras surge de la unión de gente del sector de la ganadería, profesionales (veterinarios como tú) y artistas. ¿Cómo nace la idea de Laneras? ¿Cómo conseguís unir 3 puntos de la sociedad que están muy relacionados entre sí pero que la mayoría de la gente no le da la importancia que se merece o ni siquiera se para a pensarlo?

Todos los participantes en el proyecto compartimos un ecosistema económico y social de reciente creación: ACTYVA. Se trata de una cooperativa sin ánimo de lucro pionera en nuestra región, Extremadura, al aglutinar a agentes muy diversos de la actividad económica: desde consumidores y usuarias a profesionales, agricultores o ganaderos. Procesar nuestra propia lana era casi una obligación moral desde el momento que teniendo ovejas en la cooperativa algunas usuarias plantean que no encuentran lana de calidad y de origen sustentable. Los demás mimbres del cesto vienen con el pack: los artistas gráficos, consultores y ganaderos que trabajan conjuntamente para otros proyectos también compartidos como BBBFarming, Cáceres para comérselo o Merineando por citar algunos también centrados en sector agropecuario.

Extremadura ha sido una de las zonas laneras más importantes del país. ¿Dónde han  ido a parar las ovejas merinas y la  lana?

Seguimos siendo la primera región en cabezas de ganado lanar y de alta calidad, con una alta proporción de merino. Por algo una de las mayores comercializadoras de lana de Europa tiene sede en Extremadura. Sin embargo la calidad de la lana producida se ha resentido desde el s. XIX cuando las líneas de mejora genética fijaron su atención en la producción cárnica. Es entonces cuando otros países (Países Bajos, Nueva Zelanda, Australia, Argentina…) desbancan a España como productora de las mejores lanas del mundo.

Laneras

Apostáis por una ganadería respetuosa (imagino que extensiva o ecológica) y por la recuperación de un oficio que supone algo más que eso: un patrimonio social y cultural. ¿Cómo está calando el proyecto? ¿Veis que la gente sea consciente de la importancia de una ganadería respetuosa con el medio ambiente y con iniciativas de tipo local? 

En la encuesta que hemos hecho a artesanos y otros profesionales, grandes usuarios de la lana, se valora más positivamente este aspecto (ecológica o sustentable, siempre extensiva, por tanto) que el hecho de que proceda de animales de pura raza merina. Para las personas promotoras era además fundamental que la lana fuera de producción local. Este año de los 1.800 kg que vamos a procesar 1.200 han sido aportados por ganaderos socios de la cooperativa y el resto procede de ganaderías también de Extremadura. Se trata de una cantidad ínfima para la producción que existe actualmente: sólo en Extremadura estimamos que unos 100.000 kg son de lana ecológica.

¿Cuáles son las partes del proceso de Laneras? ¿Qué tareas lleváis a cabo desde la plataforma?

Laneras es la parte social del proyecto, en la que confluyen usuarias, profesionales y ganaderos. Luego está Merineando que es la marca para la comercialización sobre todo de corderos y corderas de merino negro pues gestionamos un rebaño mancomunado de esta raza en peligro de extinción en las faldas de la Sierra de la Mosca en el entorno de Cáceres Capital.  En este rebaño tanto las personas socias como particulares que lo deseen pueden “amerinar” una oveja y de ese modo apoyar la apuesta por una ganadería extensiva generadora de sustentabilidad: social, ambiental y ecológica.

El auténtico motor es la marca DehesaLana, iniciativa de Almudena Sánchez y Elisa Vera que se encarga de la lana desde la esquila hasta que llega a los hogares o talleres. Es decir: del procesado, hilado y afieltrado. Más adelante tendrán una línea de producción textil propia bajo estas mismas premisas de sustentabilidad. Por último, se desarrolla una actividad de formación muy importante con la triple vertiente ocupacional, para el empleo y terapéutica. En ese sentido se ha desarrollado un proyecto educativo muy ambicioso dirigido a entidades de personas mayores, mujeres, desempleados, con discapacidad con las que queremos colaborar para formar para el procesado, hilado y afieltrado artesanal de la lana. Generando nuevas oportunidades a partir de oficios tradicionales.

Laneras

En goteo.org  ya vais por la segunda ronda. ¿Qué vendrá después? 

El 2 de agosto finalizó la campaña en goteo.org con un resultado de 10.200 euros por parte de 150 financiadores más 1.800 kg. de lana de media docena de ganaderías o entidades. Parte de la lana ya está lista para ser lavada en una pequeña industria de Guarda, Portugal, y en septiembre tendremos disponible los primeros ovillos para los hogares así como lana peinada y cardada para talleres de producción textil.

Hemos solicitado ya financiación junto con otras entidades sociales para poder comenzar con la formación en los términos que explicaba anteriormente y esperamos comenzar en otoño tanto con la oferta de cursos propia (también dirigida a público en general a través de bbbfarming.net con cursos semipresenciales) como en colaboración con otras asociaciones. Los rebaños de merinas negras siguen creciendo: tanto el de Cáceres como los de la familia Cabello Bravo (el mayor de esta singular raza) o el de Juanmi de Artesanía en la Huerta, también socios de la cooperativa. En un futuro próximo queremos tener una oferta sostenida de corderos de campo (que no prueben el pienso en todo el ciclo productivo) y poder contribuir a la creación de nuevos rebaños de merina negra.

Laneras

Desde Laneras, os invitamos a visitar nuestras páginas web: www.dehesalana.net y www.merineando.net, como in situ en cualquiera de estos rebaños, a asociaros a ACTYVA, S. Coop. (La principal base social son los consumidores y usuarios: 300 personas) y por supuesto, a disfrutar de nuestros productos para contribuir al cambio necesario desde el campo al hogar.

Laneras

Fuente.